El rastro involuntario

Artista:
Paula Fraile

Datas de execución:
7 ao 14 de xuño

Espazo:
Primera intervención. del 7 al 9 de Junio
Plaza España, desde el Colegio Plurilingüe La Grande Obra de Atocha.

-Segunda intervención. Del 9 al 12 de junio.
CEIP Sanjurjo de Carricarte. La intervención comienza en el colegio y avanza por Monte Alto: Avenida de Hércules, calle Santo Tomás, calle Adelaida Muro, calle Angel rebollo, calle Torre, calle Orillamar.
 
-Tercera Intervención. Del 12 al 14 de junio.
Centro. Calle Panaderas, calle San Andrés, Avenida Marina, calle Torreiro, calle Real, calle Galera

La propuesta consiste en la recreación de una red de color que una la mayor cantidad de chicles pegados en las aceras del centro de A Coruña desde la torre de Hercules hasta la plaza de Pontevedra, (pudiendo ampliar el perímetro en caso de que las condiciones necesarias para su intervención lo permitieran) con materiales no duraderos pero sí lo suficiente como para que dé pie a cierta reflexión, debate y búsqueda de soluciones.

La necesidad de dejar huella, de marcar por dónde pasamos, asegura nuestra permanencia. El rastro nos indica que otro ser han estado ahi y por lo tanto nos invita a actuar de la misma manera, a repetir comportamientos.

En algunos casos el rastro se convierte en algo tan cotidiano que resulta invisible. Es el caso delos chicles, que decoran nuestras ciudades en forma de pequeñas huellas con diferentes formas y concretamente en las aceras cercanas a los colegios, tiendas de golosinas, centros de ocio, calles céntricas etc.

Un acto que aparentemente se tapa con nuestras pisadas pero que permanece como un firmamento de estrellas aleatorias que desaparecen a medida que nos alejamos hacia lugares menos transitados, desaparece EL RASTRO INVOLUNTARIO.

Este proyecto tiene como finalidad la concienciación y cuidado del suelo que pisamos, hacer evidente la “intervención involuntaria” que todos hacemos al tirar un chicle al suelo mediante una red de colores , la cual una todos esos actos que con disimulo hemos practicado todos alguna vez para desprendernos de una goma pegajosa la cual no tiene un contenedor especial.